5/4/14

Dear Diary #3

¡Hola a todos! Hoy vengo con otra entrada de la iniciativa Dear Diary, que consiste en que, a partir de la descripción de un personaje, tenemos que escribir una página de su diario. Para más información, pinchad aquí.
Vamos con el personaje de hoy:


Personaje: 

"Chica joven bajo la lluvia. Tiene un paraguas en la mano y lágrimas saladas caen por su rostro"




Querido diario:

Al fin he vuelto. El viaje en avión ha sido largo, y aún así todavía me quedaban 300 Km de viaje en coche para llegar a su pequeña casita, la más lejana del pueblo. Ha pasado mucho tiempo desde que me marché a la ciudad a estudiar y demasiado desde la última visita. El pueblo está mas triste que nunca, y no ayuda que, a pesar de ser verano, el cielo esté cubierto de nubes grisáceas. No me he encontrado con nadie cuando he atravesado el pueblo, aunque me hago una idea de donde pueden estar todos. Visitándola a ella.

***

No he parado de decirle al conductor del taxi que me a traído hasta aquí que se diera prisa, por el aeropuerto parecía una loca saliendo a la carrera en cuanto hemos aterrizado, y abriéndome paso a empujones entre la gente para recoger mi pequeño equipaje y salir de allí.
Pero aún así no he sido lo suficientemente rápida. Igual que la noticia que me ha traído hasta aquí, he llegado tarde. Lo he sabido cuando he llegado a su casa y la he encontrado completamente vacía. 
Sabía a donde ir. He atravesado el pueblo de nuevo, esta vez en dirección contraria, caminando. Sentía como los pies me pesaban, como si en realidad no quisieran llegar a su destino. Cuando subí la cuesta y llegué, se pararon definitivamente. Y la vi. No exactamente a ella, pues el ataúd estaba cubierto por un manto blanco lleno de bordados, pero sabía que estaba allí. Podía imaginármela tumbada ahí dentro, con esa dulce sonrisa que siempre la había caracterizado y su largo pelo, blanquecino por la edad, esparcido alrededor de su cabeza.

Me llevó un tiempo, no sabría decirte cuanto, asimilarlo. Mi madre había fallecido. Fallecido. Parece que suena mejor, que esa otra palabra que resuena en mi cabeza ahora mismo. Y yo no había tenido la oportunidad de despedirme, de darle un último abrazo y de decirle que la quería y que se iba a recuperar de esa maldita y repentina enfermedad.

Casi todo el pueblo había acudido al cementerio para decirle adiós, no me estrañó, era muy querida por todos. Aunque en un principio ni siquiera me percaté de toda esa masa de gente vestida de negro. Lo único en lo que podía pensar era en ella. En los recuerdos de todos aquellos momentos felices que pasamos juntas, de toda mi infancia... Desperté de aquel torbellino de recuerdos cuando una gota me calló en la punta de la nariz. Después otra. Minutos después estaba lloviendo a cántaros. Inconscientemente había traído el paraguas que había llevado conmigo todo el viaje, pero no lo abrí. La lluvia limpiaba mi rostro de lágrimas y me recordaba a ella.

Siempre hablaba sola con el cielo, pidiéndole lluvia para las cosechas a las que tanto tiempo y trabajo dedicaba y recuerdo, que cuando era pequeña, me decía que los ángeles eran los encargados de abrir los grifos de la lluvia. Me pareció una falta a su memoria protegerme de la lluvia, puede incluso que ahora ella fuera uno de esos ángeles que me regalaba su preciada agua del cielo.



4 comentarios :

  1. Ay, dios te ha quedado muy bonito! Sin duda eres de las mias, te encanta el drama y lo tragico, no? jajajajaj.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre! jajaja
      Muchas gracias :)
      Besos ^^

      Eliminar
  2. Muy lindo, Mei. Me gusta cómo te ha quedado, me gusta cómo narras :3
    Besos y cuídate

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar! ♥ ¡Tu opinión es muy importante para mí! ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...